«¿será entonces esa –la marca propia de los coleccionistas? ¡no leer! esto sí que es nuevo. bien, pues no. los expertos confirmarán que es, al contrario, algo muy antiguo, y me limitaré a citar la respuesta que anatole france, por su parte, tenía reservada y dispuesta para cuando algún individuo corto de miras, tras admirar su biblioteca, le soltase finalmente la pregunta inevitable:

– “¿y usted ha leído todo eso, señor france?”

-“no, ni la décima parte. ¿o es que tal vez usted cenaría todos los días con su vajilla de sèvres?”»

walter benjamin