«en épocas de crisis económica, los consumidores tienen una mayor necesidad de controlar los gastos en todos los ámbitos. Los productos de marca blanca ofrecen, por lo general, precios más ajustados sin pérdida de calidad, ya que la ausencia de intermediarios y de publicidad minimiza los costes. wikipedia define la marca blanca como la marca perteneciente a una cadena de distribución (generalmente, híper o supermercado, pero también de gran distribución especializada) con la que se venden productos de distintos fabricantes. las marcas blancas aparecieron en los años setenta y recibieron este nombre por el hecho de utilizar envases asépticos o muy neutros, con predominio del color blanco.

en los territorios de habla hispana, la forma marca blanca convive con marca del distribuidor, marca genérica (industria farmacéutica), marca libre (méxico) y marca propia (América latina). todas estas denominaciones resultan en la actualidad más transparentes y motivadas que marca blanca, ya que en todas ellas se alude a aspectos relevantes de su significado: son marcas del distribuidor, en oposición a las marcas de fabricante, las marcas comerciales que se pueden encontrar en otros establecimientos; son marcas genéricas, en oposición al carácter específico de las marcas comerciales; son marcas propias, en el sentido de pertenecer al distribuidor; y son marcas libres, no sujetas a la publicidad y otras exigencias de mercado de las marcas comerciales.

a lo largo de los años y los usos, estas unidades sintagmáticas han ido sufriendo desplazamientos semánticos, de forma que ya no siempre mantienen el significado inicial al que nos hemos referido. así, por ejemplo, marca genérica se usa también en un sentido distinto para hacer referencia a las marcas comerciales que dejan de ser nombre propio y pasan a nombre común (como danone por yogurt, celo por cinta adhesiva, etc.) por lado, marca propia a veces significa la marca propia de un fabricante, es decir, la marca comercial (y no la marca del distribuidor).

aun siendo un fenómeno perteneciente a la vida cotidiana de los hablantes desde hace varias décadas, marca blanca (ni ninguna de las variantes mencionadas) no ha encontrado un lugar en los diccionarios de referencia. se trata de un neologismo invisibilizado lexicográficamente, ya que no aparece ni en el diccionario académico ni en ninguno de los diccionarios de uso y de neologismos que hemos podido consultar.»

judit freixa, observatori de neologia de la universitat pompeu fabra